Principios de las Licencias (2001)

English | Deutsch

Русский | Polski

Introducción

  1. El mercado mundial para todos los tipos de recursos de información electrónica se está desarrollando rápidamente, como los editores y vendedores que crean información electrónica, tratan de atraer a las bibliotecas de todo tipo (públicas, universitarias, especializadas, nacionales) como sus clientes. Hoy en día, las bibliotecas de todo el mundo siguen en su papel de mediadores entre los ciudadanos, incluidos aquellos afiliados con instituciones específicas, y la información y la expresión cultural - roles que persisten aún con más energía, al parecer, para que la información electrónica que para la impresa. Y, al igual que las bibliotecas avanzan en el archivo y conservación de los medios de comunicación tradicionales, están buscando formas para asegurar que los recursos electrónicos serán archivados y preservados para ser accesible durante un largo período de tiempo.

    Los precios también siguen siendo un problema: las bibliotecas siguen expresando preocupaciones por el hecho de que una serie de recursos electrónicos parecen tener un precio más alto del precio de sus contrapartes impresas.

  2. Mientras que la comunidad bibliotecaria apoya firmemente la continuación en el entorno digital de las excepciones que se han concedido en virtud del derecho de autor, existen algunas áreas en las que los diferentes procedimientos y políticas necesitan ser desarrollados para manejar las publicaciones electrónicas. De particular interés para la IFLA en el desarrollo de licencias es lo siguiente:
    1. En este momento, el uso de la información electrónica en todas partes del mundo es, generalmente definido y descrito por los acuerdos contractuales, conocidos como licencias. Estas licencias describen exhaustivamente las condiciones de la relación proveedor / biblioteca. La contratación es una relativamente nueva (1990) forma de hacer negocios para la mayoría de las partes de la cadena de información.
    2. Las licencias son puros arreglos del mercado en el que un proveedor y un comprador de acceso a la información se reúnen para hacer los arreglos necesarios, se encargan de negociar recurso por recurso.
    3. Los derechos de los usuarios se definen dentro de los términos y condiciones de las licencias. No se rigen por la legislación de derechos de autor (comparativamente bien comprendido) en la misma medida como lo es el uso de formatos de información "fijos" o tradicionales.
    4. Generalmente, las bibliotecas proporcionan al usuario el acceso a dicha información a través del acceso a la editorial o en los sitios de proveedores, en lugar de sitios de bibliotecas controlados. Sin embargo, las tareas y los costos de las bibliotecas y de los proveedores de información en relación al archivado a largo plazo y a la conservación de los recursos electrónicos son preocupantemente difusos. Mientras que una licencia no puede resolver este complicado conjunto de problemas electrónicos de archivo, en general, los reconocerá y expresará una serie de compromisos o expectativas por parte de las partes contratantes.
  3. La IFLA considera el ámbito de las licencias de forma positiva, aunque las cuestiones clave siguen sin resolverse. En particular, la concesión de licencias se está mostrando sensible a los complejos acuerdos comerciales entre los proveedores de información y los consorcios de bibliotecas de diferentes tipos y tamaños. La IFLA estimula y apoya la evolución de todos los tipos de bibliotecas de negociación como los consorcios. No obstante, incluso con el movimiento actual de concesión de licencias como un medio complementario para regular el uso de la información electrónica, las bibliotecas y sus usuarios necesitan leyes de copyright nacionales efectivas y bien equilibradas, que reconozcan no sólo la necesidad de los propietarios de los derechos de autor por una remuneración y reconocimiento, sino que también los propósitos críticos de la información pública, la educación y la investigación. Este equilibrio, acuñado en la legislación de derechos de autor cuidadosamente elaborada, debe encontrar su expresión en todas las licencias de recursos de información.

Por consiguiente, la IFLA presenta una serie de principios básicos que deben prevalecer en la relación contractual y contratos escritos entre las bibliotecas y los proveedores de información

Las Licencias y la Ley

P1. Licencias representan un acuerdo entre la biblioteca que pretende hacer un recurso electrónico disponible para sus lectores o miembros, y un editor o vendedor que tiene los derechos de esos recursos y trata de ponerlos a disposición en el mercado bibliotecario. Los términos y condiciones de la licencia deben estar plenamente disponibles para los clientes antes de su contratación para dichos recursos. Cada licencia está sujeta a discusión de los términos y a la negociación entre las partes.

P2. En el caso de "productos empaquetados" y "a través de clics", las licencias no negociadas, los términos deben apoyar las políticas públicas en áreas tales como derechos de autor, la privacidad, la libertad intelectual y los derechos de los consumidores.

P3. Las licencias (contratos) a título informativo no deben excluir ni afectar negativamente a los usuarios de la información cualquier derecho establecido que pueda ser otorgados por la ley de derechos de autor aplicable.

P4. La elección de la ley aplicable debería ser aceptable para ambas partes. Preferiblemente debe ser la ley nacional o estatal de la licencia.

P5. Las licencias deben ser negociadas y escritas en la lengua materna del usuario de la biblioteca.

Las Licencias y los Valores

P6. El acuerdo de la licencia debe ser claro y exhaustivo, que reconozca las necesidades de las partes interesadas. Especialmente, los términos importantes deben ser definidos para comprender claramente.

P7. La licencia debe equilibrar los derechos y responsabilidades de ambas partes.

P8. La licencia debe prever períodos de compensación y otros modos de solución antes de que se contemple la cancelación o litigio.

P9. Las partes contratantes deben tener el derecho de retirarse del acuerdo en circunstancias apropiadas y definidas.

Las Licencias: Acceso y Uso

P10. La licencia debe prever el acceso para todos los usuarios afiliados con una licencia, ya sea institución o consorcio, independientemente de si están en las instalaciones del licenciatario o lejos de ellos.

P11. La licencia debe permitir el acceso a usuarios individuales y no afiliados cuando se encuentren en las instalaciones del licenciatario.

P12. La licencia deberá facilitar el acceso a lugares geográficamente remotos si forman parte de la organización del licenciatario.

P13. El acceso remoto debe ser proporcionada por medio de una interfaz basada en web, amigable para el usuario.

P14. Los datos que se descargados localmente deben estar disponible en varios formatos estándar (por ejemplo, PDF, HTML y SGML), aplicables a todas las plataformas informáticas y entornos de red.

P15. Como mínimo, la licencia debe permitir a los usuarios leer, descargar e imprimir los materiales para sus propios fines personales, sin restricciones.

P16. Los recursos generados a través de acceso remoto a los sitios de los proveedores deben estar disponibles las 24 horas del día, con la “ayuda” apropiada o soporte de servicio, a excepción de breves períodos de inactividad programados y anunciados con la debida notificación a la biblioteca. Las sanciones pueden acumularse si no se cumplen los compromisos.

P17. Un alto grado de estabilidad del contenido, tanto en recursos individuales como en recursos agregados, debe ser garantizado y el cliente institucional debe ser notificado de los cambios. Las sanciones pueden acumularse si no se cumplen los compromisos de contenidos.

Las Licencias y los usuarios finales

P18. Las bibliotecas deben trabajar con los usuarios para educarlos en el uso adecuado de los recursos electrónicos y tomar las medidas razonables para evitar el uso ilegal, así como con los proveedores para detener las actividades infractoras si son conocidas. Sin embargo, la biblioteca no debe incurrir en responsabilidad legal por las acciones de los usuarios individuales.

P19. No es apropiado solicitarle al usuario individual que acceda a un contrato, tal como un contrato de "clic", cuando la institución / biblioteca ya lo ha hecho - o pueden participar en la realización de - un acuerdo en nombre de sus clientes.

P20. La privacidad de los usuarios deben ser protegida y respetada en la licencia y en cualquier intervención de los proveedores de información o intermediarios.

P21. El proveedor de información de la red debe ofrecer el uso (en oposición al usuario) de datos para que el concesionario de la biblioteca pueda evaluar la eficacia de la utilización del recurso.

Las Licencias y el Acceso Perpetuo

P22. Una licencia debe incluir la provisión de un acceso asequible y perpetuo para la información autorizada por cualquier medio apropiado y viable.

P23. Una licencia debe contener disposiciones del acceso a largo plazo y el archivo de la fuente de información electrónica en cuestión y debe determinar las responsabilidades por éstos.

Las Licencias y los Precios

P24. Los precios deben ser establecidos para fomentar el uso en lugar de oponerse a éste. Por ejemplo:

  • Muchos proveedores de información electrónica ofrecen un precio inferior al equivalente en papel (si lo hay)
  • Muchos proveedores ahora ofrecen incentivos, como los precios de consorcio, una selección de los modelos de fijación de precios, y similares.

P25. Los precios deberían darse a conocer, sin cargos ocultos.

P26. Un precio desagregado (de impresión) debe ser ofrecido por las versiones electrónicas, un precio del paquete se puede ofrecer, y así ofrece ventajas para el titular.

P27. No debería haber ninguna sanción por cancelar la impresión con el fin de adoptar la versión electrónica de un recurso.

P28. Los requisitos para la no divulgación de los términos de licencia, por lo general son inadecuados.

Préstamo Inter-bibliotecario

P29. Las provisiones para préstamos inter-bibliotecarios o servicios equivalentes deben ser incluidas.

P30. En general, las bibliotecas deben ser capaces de proporcionar extractos razonablemente extensos de información con licencia para bibliotecas que no han firmado un contrato para que la información para un usuario específico.

Enseñanza y Aprendizaje

P31. Las licencias deberían apoyar los esfuerzos locales de enseñanza y aprendizaje, desde la primaria hasta un nivel universitario, autorizando conexiones a, o bien fotocopias de información relacionada a un curso específico para aparecer en actividades que apoyan los cursos en línea, tales como la reserva electrónica.

P32. El aprendizaje independiente a distancia representa un desafío para los proveedores y para las bibliotecas. Los concedentes deben reconocer la afiliación de los usuarios de una determinada biblioteca o institución, independientemente de la ubicación física de los usuarios y deben permitir el acceso rutinario a los recursos de información electrónicos (véase también la cláusula 8).

Aprobado por la Junta de Ejecutivos de la IFLA en marzo de 2001

Declaraciones, CLM (Committee on Copyright and other Legal Matters), Copyright, Licences, Contracts

Última actualización: 20 Octubre 2014