Postura de la IFLA sobre los Derechos de Autor en un Ambiente Digital

English | Deutsch

La IFLA es una organización internacional no gubernamental (ONG) que existe para emprender, apoyar y coordinar investigaciones y estudios, y difundir información sobre todos los aspectos del trabajo bibliotecario y de la información en todo el mundo, y también para organizar reuniones y capacitación en este campo.

En el debate internacional de derechos de autor (copyright), la IFLA representa los intereses de las bibliotecas del mundo y sus usuarios. La ley de derecho de autor impacta en la mayor parte del trabajo bibliotecario. Afecta a los servicios que las bibliotecas pueden prestar a sus usuarios, así como las condiciones en las que pueden facilitar el acceso a los materiales protegidos por derecho de autor. Afecta la forma en que las bibliotecas pueden actuar como agentes de navegación y emprender actividades efectivas de archivo y de preservación. Es por estas razones que la IFLA participa en el debate internacional sobre los derechos de autor.

El Derecho de Autor equilibrado es para todo el mundo

Los bibliotecarios y los profesionales de la información reconocen y se comprometen a apoyar las necesidades de sus usuarios para obtener acceso a las obras protegidas por derecho de autor y la información e ideas que contienen. También respetan a las necesidades de los autores y de los titulares de derechos de autor para obtener una remuneración económica justa por su propiedad intelectual. El acceso efectivo es esencial para lograr los objetivos de derecho de autor. La IFLA apoya el derecho de autor equilibrado que promueve el progreso de la sociedad en su conjunto, dando una protección fuerte y efectiva para los intereses de los titulares de los derechos, así como un acceso razonable para fomentar la creatividad, innovación, investigación, educación y aprendizaje.

La IFLA apoya la aplicación efectiva de los derechos de autor y reconoce que las bibliotecas tienen un papel crucial que desempeñar en el control, así como en el para facilitar el acceso al número cada vez mayor de los recursos de información electrónicos locales y remotos. Los bibliotecarios y los profesionales de la información promueven el respeto de los derechos de autor y defienden activamente el derecho de autor contra la piratería, el uso ilegal y la explotación no autorizada, tanto en el entorno impreso como en el digital. Desde hace tiempo, las bibliotecas han reconocido que tienen un papel importante en informar y educar a los usuarios sobre la importancia del derecho de autor y de promover su respeto.

Sin embargo, la IFLA sostiene que la sobreprotección de los derechos de autor podría amenazar las tradiciones democráticas y el impacto en los principios de justicia social por restringir el acceso a la información y al conocimiento de forma no razonable. Si la protección de los derechos de autor es demasiado fuerte, la competencia y la innovación resultan restringidas y la creatividad se reprime.

En el entorno digital

La información se produce cada vez más en formato digital. Las nuevas tecnologías de la comunicación ofrecen oportunidades sin precedentes para mejorar el acceso a la información, y la tecnología tiene el potencial de mejorar la comunicación y el acceso para aquellas personas desfavorecidas por la distancia o por circunstancias económicas. Sin embargo, ahora sabemos que la tecnología también tiene el potencial de estratificar más a la sociedad entre los que tienen información y los que no tienen información. Si el acceso razonable a las obras protegidas no se mantiene en el entorno digital, surgirá un obstáculo que negará el acceso a aquellos que no pueden pagarlo.

Las bibliotecas seguirán desempeñando un papel fundamental para garantizar el acceso a todos en la sociedad de la información. Las redes nacionales e internacionales de servicios bibliotecarios y de información que funcionen correctamente resultan fundamentales para la provisión de acceso a la información. Tradicionalmente, las bibliotecas han sido capaces de proporcionar un acceso razonable a los ejemplares comprados de obras con copyright que está en sus colecciones. Sin embargo, si en el futuro todo el acceso y uso de la información en formato digital se convierte en objeto de pago, la capacidad de la biblioteca para dar acceso a sus usuarios se verá gravemente restringida con el fin de mantener un equilibrio entre los intereses de los titulares de los derechos y los usuarios, la IFLA ha desarrollado la siguiente declaración de principios.

Digital no es diferente

El Convenio de Berna permite a los miembros de la Unión de Berna otorgar excepciones en determinados casos especiales que no atenten con la explotación normal de la obra, ni causen un perjuicio injustificado a los intereses legítimos del autor.

En 1996, los miembros de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual aprobaron dos tratados para actualizar la ley de derechos de autor en el entorno digital. Al confirmar que las excepciones y limitaciones existentes se pueden traspasar y extender en el entorno digital, los países de la OMPI rechazaron la afirmación de que "lo digital es diferente". Las partes contratantes pueden aplicar y extender las limitaciones en el entorno digital, y crear nuevas excepciones cuando sea apropiado.

La IFLA sostiene que a menos que las bibliotecas y los ciudadanos sean excepciones que permiten el acceso y la utilización sin pago para fines que redunden en el interés público y de conformidad con los usos justos, como la educación y la investigación, existe el peligro de que sólo aquellos que pueden pagar serán capaces de tomar ventaja de los beneficios de la Sociedad de la Información. Esto llevará a una división aún mayor entre los ricos y los pobres en información. Además, no debe existir discriminación en las leyes de derechos de autor contra las personas discapacitadas visualmente, auditivamente o en su aprendizaje. El reformateo del material para que sea accesible no debe considerarse como una infracción del derecho de autor y sí debe considerarse como un acceso razonable.

  1. En la legislación nacional de derecho de autor, las excepciones a los derechos de autor y derechos conexos, autorizadas en la Convención de Berna y aprobadas por los tratados de la OMPI, deberían revisarse si es necesario para asegurar que los usos permitidos se aplican equitativamente a la información en formato electrónico y a la información en formato impreso.
  2. Para la reproducción por encima y por debajo de estas disposiciones, debe haber planes de pago administrativamente sencillos.
  3. Las copias provisionales o técnicas que son adicionales al uso de material con copyright, deben excluirse del ámbito de aplicación del derecho de reproducción.
  4. Para las obras en formato digital, sin incurrir en un cargo o pedir permiso, todos los usuarios de una biblioteca deben ser capaces de:
    • examinar el material protegido a disposición del público;
    • leer, escuchar o ver material públicamente material protegido comercializado en privado, o remotamente;
    • copiar o haber copiado al usuario, por parte del personal bibliotecario y de la información, una proporción razonable de una obra digital protegida con fines de uso personal, educativo o de investigación.

El intercambio de información de recursos

El compartir recursos es crucial en la educación, la democracia, el crecimiento económico, la salud y el bienestar, y el desarrollo personal. Facilita el acceso a una amplia gama de información, que de otro modo no estaría disponible para el usuario, la biblioteca o el país que la solicita. Compartir recursos no es un mecanismo para reducir costos, pero sí para ampliar la disponibilidad de aquellos que, por razones económicas, técnicas o sociales, no pueden tener acceso a la información directamente.

  • Facilitar el acceso a un formato digital de una obra protegida a un usuario para un propósito legítimo, como la investigación o el estudio, debe ser un acto permitido por la ley de derechos de autor.

Préstamo

El préstamo público no comercial no es una actividad que tradicionalmente ha sido controlada por la ley de derechos de autor. El préstamo público es esencial para la cultura y la educación. Debe estar disponible para todos. La información disponible en todos los formatos ha sido y pasará a formar parte del stock de préstamos. El préstamo, a su vez, ayuda a la comercialización de la información comercial empaquetado y estimula las ventas. En efecto, las bibliotecas son catalizadoras para la venta de información en todos sus formatos. Por lo tanto, cualquier restricción jurídica o contractual de los préstamos sería en perjuicio de los titulares de derechos, así como para las propias bibliotecas.

  • El préstamo de materiales en formato digital publicados físicamente (por ejemplo, CD-ROM) por las bibliotecas no debe estar restringido por la legislación.
  • Las disposiciones contractuales, por ejemplo en los acuerdos de concesión de licencias, no deben anular el préstamo razonable de recursos electrónicos de la biblioteca y personal de información.

Preservación y conservación

Las bibliotecas recopilan y preservan la información. De hecho, la responsabilidad de preservar la información y la cultura pertenece a la profesión bibliotecaria y de información. La ley de derecho de autor no debe impedir que las bibliotecas recurran a las nuevas tecnologías para mejorar las técnicas de preservación.

  • La legislación debe ofrecer a las bibliotecas y archivos el permiso para convertir los materiales protegidos en formato digital para fines relacionados a la preservación y conservación.
  • La legislación también debe cubrir el depósito legal de los medios electrónicos.

Los Contratos y los Sistemas de Protección de Copia

La protección de los derechos de autor debe estimular y no obstaculizar el uso y la creatividad. La ley del derecho de autor no debe dar los titulares de derechos la facultad de utilizar medidas tecnológicas o contractuales para anular las excepciones y limitaciones al derecho de autor y distorsionar el equilibrio establecido en la legislación de derechos de autor internacional y nacional. Los acuerdos de licencia deben complementar la legislación de derechos de autor y no sustituirla. El acceso a la información, en lugar de control de la información, incrementa su uso. De hecho, los estudios han demostrado que un control excesivo, en forma de protección técnica, es contraproducente. La elusión de medidas tecnológicas para no infringir las actividades debe estar habilitada.

  • La legislación nacional de los derechos de autor debe invalidar los términos de una licencia que restringen o anulan las excepciones o limitaciones establecidas en la legislación de derechos de autor donde la licencia esté establecida unilateralmente por los titulares de derechos sin la oportunidad de negociación de los términos de la licencia por parte del usuario.
  • Las leyes nacionales de derechos de autor deberían aspirar a un equilibrio entre los derechos de los propietarios de los derechos de autor, para así proteger sus intereses a través de los medios técnicos y los derechos de los usuarios para evitar esas medidas con fines legítimos, no infractores.

La responsabilidad por la infracción de copyright

A pesar de que las bibliotecas, como intermediarias tienen un papel importante que desempeñar para asegurar el cumplimiento de la ley de derechos de autor, la responsabilidad debe recaer en la última instancia, el infractor.

  • La ley del derecho de autor debe enunciar claramente las limitaciones sobre la responsabilidad de terceros en circunstancias donde el cumplimiento no se puede realizar o ser forzado razonablemente.

Resumen de los principios

Con el fin de mantener un equilibrio entre los intereses de los titulares de derechos y los usuarios, la IFLA ha desarrollado el siguiente estado de principios.

  1. En la legislación nacional de derecho de autor, las excepciones a los derechos de autor y derechos conexos, autorizadas en la Convención de Berna y aprobadas por los tratados de la OMPI, deberían revisarse si es necesario para asegurar que los usos permitidos se aplican equitativamente a la información en formato electrónico y a la información en formato impreso.
  2. Para la reproducción por encima y por debajo de estas disposiciones, debe haber planes de pago administrativamente sencillos.
  3. Las copias provisionales o técnicas que son adicionales al uso de material con copyright, deben excluirse del ámbito de aplicación del derecho de reproducción.
  4. Para las obras en formato digital, sin incurrir en un cargo o pedir permiso, todos los usuarios de una biblioteca deben ser capaces de:
    • examinar el material protegido a disposición del público;
    • leer, escuchar o ver material públicamente material protegido comercializado en privado, o remotamente;
    • copiar o haber copiado al usuario, por parte del personal bibliotecario y de la información, una proporción razonable de una obra digital protegida con fines de uso personal, educativo o de investigación.
  5. El facilitar el acceso al formato digital de una obra protegida a un usuario para un propósito legítimo, como la investigación o estudio, debe ser permitido bajo la ley de derechos de autor.
  6. El préstamo de materiales en formato digital publicados físicamente (por ejemplo, CD-ROM) por las bibliotecas no debe estar restringido por la legislación.
  7. Las disposiciones contractuales, por ejemplo, dentro de los acuerdos de licencia, no debe anular el préstamo razonable de recursos electrónicos por parte del personal de la biblioteca.
  8. La legislación debe ofrecer a las bibliotecas y archivos el permiso para convertir los materiales protegidos en formato digital para fines relacionados a la preservación y conservación.
  9. La legislación también debe cubrir el depósito legal de los medios electrónicos.
  10. La legislación nacional de los derechos de autor debe invalidar los términos de una licencia que restringen o anulan las excepciones o limitaciones establecidas en la legislación de derechos de autor donde la licencia esté establecida unilateralmente por los titulares de derechos sin la oportunidad de negociación de los términos de la licencia por parte del usuario.
  11. Las leyes nacionales de derechos de autor deberían aspirar a un equilibrio entre los derechos de los propietarios de los derechos de autor, para así proteger sus intereses a través de los medios técnicos y los derechos de los usuarios para evitar esas medidas con fines legítimos, no infractores.
  12. La ley del derecho de autor debe enunciar claramente las limitaciones sobre la responsabilidad de terceros en circunstancias donde el cumplimiento no se puede realizar o ser forzado razonablemente.

Aprobado por la Junta Ejecutiva de la IFLA

Agosto de 2000

CLM (Committee on Copyright and other Legal Matters), Copyright, Digital resources

Última actualización: 14 Diciembre 2012